Una Pastusa viajando a New York

Una pastusa toma el avión a Nueva York con un pasaje en clase económica.

Cuando sube al avión busca su asiento y se encuentra con los asientos de primera clase.

Viendo que estos son mucho mas grandes y confortables, decide sentarse en el asiento que tiene su número. 
La azafata revisa su boleto y le dice a la chica que su asiento es de clase económica.

La pastusa responde:
—Soy joven, pastusa y bonita, y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York y a mi nadie me mueve. 

Frustrada, la azafata va a la cabina y le informa al Capitán del problema con la pasajera. 
El Capitán envía al Copiloto a hablar con la pastusa y le confirma que su asiento es de clase económica…

La Chica responde: 
-Soy joven, pastusa y bonita, y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York y que no se diga nada más. 

El Copiloto no quiere causar problemas por lo que se retira a la cabina para comentarle el problema al Capitán. 

El Capitán dice que su novia también es Pastusa y que él puede hacerse cargo del problema. Así que va a ver a la muchacha, le susurra algo al oído. 

Ella inmediatamente se levanta y dice:— Muchísimas gracias 
—… abraza al Capitán y se va a sentar a su asiento de clase económica. 

El Copiloto y la Azafata, quienes estaban observando alucinados la escena, corren a preguntarle al Capitán que le había dicho para convencerla. 
Muy sencillo: Le dije que esos asientos no van para Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *