Cómo elegir a la persona correcta para un trabajo

Ponga unos cien ladrillos sin ningún orden particular en un cuarto que además de la puerta sólo tenga una ventana.

Luego meta 2 ó 3 candidatos en el cuarto y cierre la puerta. Déjelos solos y regrese 5 horas después y proceda a analizar la situación.

  • Si están contando los ladrillos, póngalos en el departamento de contabilidad.
  • Si los están recontando, póngalos en auditoria.
  • Si han vuelto un lío el lugar con los ladrillos, póngalos en ingeniería.
  • Si están acomodando los ladrillos de un modo raro, póngalos en planificación.
  • Si se están tirando los ladrillos, póngalos en operaciones.
  • Si están durmiendo, póngalos en seguridad.
  • Si rompieron los ladrillos en pedacitos, póngalos en tecnología de información.
  • Si están sentados sobre los ladrillos, póngalos en recursos humanos.
  • Si dicen que han probado varias combinaciones, aunque no han movido un solo ladrillo, póngalos en ventas.
  • Si se han ausentado por el resto del día, póngalos en mercadeo.
  • Si están mirando por la ventana, póngalos en planificación estratégica.

Y, por último – aunque no menos importante – si están conversando y no han movido un solo ladrillo, felicítelos y póngalos en la alta gerencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *