Los Curas no mienten

Una señora estaba en un avión volviendo de Suiza.

A su lado estaba sentado un cura, entonces ella le pregunta: 
Padre puedo pedirle un favor?

Si hija mía que quieres? 
-Mire, compré un depilador eléctrico super sofisticado muy caro el cual aun no he usado y tengo miedo que supere mi límite en la Aduana.

Podría usted esconderlo debajo de su sotana?
Sí, mi querida puedo; solamente debo advertirte que yo no se mentir.

La señora piensa:
«-Ay!!! ojalá que nadie le pregunte nada al cura… esta bien, padre, gracias por su ayuda… Y le da el depilador.

Llegando a destino en el aeropuerto, el Agente de Aduana le pregunta al cura: 
Algo a declarar padre? 
A lo que el cura responde: 
-De la cabeza a la cintura, nada a declarar hijo mio.

Medio extrañado el agente pregunta: 
¿Y de la cintura para! abajo, que tiene?

– Allá abajo tengo un instrumento para mujeres que nunca ha sido usado.

Y el agente echa una carcajada y dice: 
– El Próximo de la fila!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *